Orientación para distintos sectores de la cadena de abasto alimentaria acerca de cómo medir la pérdida y el desperdicio de alimentos (PDA).

Estrategias para toda la cadena de abasto

Introducción

Una estrategia dirigida a toda la cadena de abasto alimentaria abarca cada una de sus etapas; es decir, todas las actividades y destinos, desde la producción hasta el consumo y la eliminación o disposición final. Adoptar una estrategia de esta índole permite obtener un conocimiento de los flujos de materiales, la disponibilidad de alimentos, las tendencias de producción y consumo, los métodos para eliminación o disposición final, el impacto ambiental y los puntos críticos de la generación de desechos alimentarios, así como las oportunidades para su prevención y muchos otros elementos. Gobiernos federales y locales figuran entre los usuarios de este tipo de estrategia. Una muy útil aplicación de esta estrategia consistiría en analizar los flujos de productos alimenticios o categorías de alimentos específicos a lo largo de toda la cadena de abasto alimentaria. Otra opción consistiría en modificar la definición funcional de PDA aplicada, en función del usuario, y ajustar el alcance del análisis a fin de centrarse en aspectos concretos de la cadena de abasto alimentaria.

Muy distintas razones (causas y factores de generación) dan cuenta de la pérdida y el desperdicio de alimentos a lo largo de la cadena de abasto, de manera que se recomienda al usuario consultar los módulos pertinentes en la presente guía para obtener los detalles correspondientes a cada etapa. Con frecuencia, las intervenciones han de adecuarse a una etapa concreta de la cadena de abasto alimentaria con una perspectiva sectorial específica, puesto que tanto la disponibilidad de datos como las mediciones directas tienden a darse por sectores.

Además de los métodos enumerados en el cuadro 15, los índices de pérdidas y desperdicio de alimentos pueden ser herramientas de gran utilidad para los gobiernos. Creados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), estos indicadores facilitan el cálculo de los desechos alimentarios generados en el ámbito nacional, con base en datos disponibles sobre productos básicos clave por país.

Cuadro 15. Métodos empleados para medir la PDA en toda la cadena de abasto

Nombre del método Acceso directo a los desechos alimentarios Nivel de precisión Nivel de recursos requeridos Rastreo de las causas Seguimiento a los avances en el tiempo
Método más común para recopilar datos nuevos
Entrevistas o encuestas No Bajo-medio Medio-alto
Métodos más comunes basados en datos disponibles
Balance de masas No Medio Bajo No
Datos sustitutos o indirectos No Bajo Bajo No No
Registros No Variable* Bajo No
Métodos menos comúnmente utilizados en toda la cadena de abasto
Diarios o bitácoras No Bajo-medio Medio
Medición directa Alto Alto
Análisis de la composición de los desechos Alto Alto No

* La exactitud depende del tipo de registro empleado: por ejemplo, los recibos de transferencia de desechos pueden ser sumamente precisos para determinar los niveles de PDA, mientras que otros registros son menos precisos.
Nota: Los métodos mencionados de ninguna manera constituyen una lista exhaustiva.
Fuente: Elaboración propia.

Estudio de caso para la cuantificación de la PDA en toda la cadena de abasto alimentaria

El Servicio de Investigación Económica (Economic Research Service, ERS) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (United States Department of Agriculture, USDA) se ocupa de estimar el total de las pérdidas que, a partir del momento de la cosecha, tienen lugar a lo largo de toda la cadena de abasto alimentaria para más de 200 tipos de productos agropecuarios. Aplicando una serie de datos sobre disponibilidad de alimentos con ajuste en función de las pérdidas estimadas —denominada Loss-Adjusted Food Availability Data Series (LAFA)—, el ERS del USDA ha producido un conjunto de datos que sirven como datos sustitutos para estimar el consumo de alimentos y las pérdidas asociadas. A efecto de integrar esta serie de datos, el ERS estableció coeficientes de pérdida, actualizó factores de conversión primaria y comparó datos correspondientes a embarque de alimentos con datos de los puntos de venta. El resultado ha sido una estimación altamente precisa de la pérdida y el desperdicio de alimentos en Estados Unidos, que facilita a gobiernos estatales y locales, industrias de alimentos, organizaciones
no gubernamentales y otros actores la identificación de oportunidades para evitar y prevenir la PDA en todo el país. Estas estimaciones permiten, asimismo, detectar puntos críticos en los que es necesario realizar investigaciones más detallas con la finalidad de prevenir la generación de desechos alimentarios (Buzby et al., 2014).