ANTECEDENTES

Aunque rodeada por uno de los ecosistemas más productivos del mundo, la comunidad de Isla Magdalena está en bancarrota social, económica y medioambiental. En el 2009, COBI empezó un proyecto de reservas marinas con el fin de recuperar las especies mermadas (principalmente abulón y langosta) y tener un mayor entendimiento del funcionamiento del ecosistema marino.

Ese mismo año, el huracán Jimena dejó al pueblo totalmente devastado. Esta catástrofe incitó a COBI a ajustar el enfoque de su proyecto inicial para tomar en cuenta la problemática de la vivienda, en una visión integral de conservación del ecosistema a largo plazo, y con miras a fortalecer la resiliencia de la población frente al cambio climático.

METAS

ACTIVIDADES PRINCIPALES

RESULTADOS