Acerca de este proyecto

Situación actual: Concluido
Plan Operativo: 2015-2016

Cada año, los eventos de calor extremo provocan enfermedades y miles de casos de
hospitalización y muerte en América del Norte, además de pérdida de  productividad. En Estados Unidos el calor extremo, considerado la principal causa de fallecimiento relacionada con el clima, afecta a un promedio de 700 personas al año. En 2018, las olas de calor cobraron la vida de 87 personas en la provincia de Quebec, Canadá, y de 95 personas en el estado de Baja California, México. Por ende, la respuesta en tiempo real a estos eventos es fundamental a fin de evitar perjuicios a la salud. Numerosas comunidades de nuestros tres países ya cuentan con sistemas de vigilancia y alerta para eventos de calor extremo, pero aún hace falta un enlace a
información sobre sus efectos en la salud.

Gracias a la CCA: