ANTECEDENTES

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) están aumentando a tasas alarmantes en América del Norte. Tan sólo la generación de electricidad en la región da cuenta de 6 por ciento de las emisiones globales de GEI a escala mundial. La Administración de Información sobre Energía (Energy Information Administration, EIA) comprobó que el año pasado más de 40 por ciento del consumo de energía provino de edificaciones comerciales y residenciales. Si bien los edificios comerciales representan la mayor parte de este porcentaje, son los propietarios de inmuebles y negocios quienes de forma predominante toman decisiones en cuanto a prácticas de eficiencia energética. A efecto de establecer una cultura de cambio, es necesario crear conciencia en el individuo común sobre el consumo de energía. Esto empieza por establecer una conexión directa entre el consumo y las billeteras.

METAS

La meta de CBSF es organizar una competencia entre alumnos de primaria, orientada a reducir el consumo de electricidad en sus hogares y habilitarlos para que fomenten en familia hábitos de mayor conciencia en cuanto al consumo de energía y la conservación de la electricidad, con miras a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), reducir su huella de carbono, aligerar sus facturas de servicios públicos y, a la larga, hacer del planeta un mejor lugar para vivir.

ACTIVIDADES PRINCIPALES

CBSF llevará a cabo un taller para instruir a estudiantes de escuela primaria de South Miami sobre estrategias sencillas para reducir el consumo de electricidad y la importancia de mitigar las emisiones de GEI. Luego, CBSF organizará una competencia sobre reducción de energía entre estudiantes, salones y grados, y animará a los alumnos a enseñar estas sencillas estrategias en sus hogares y ponerlas en marcha en el curso de un mes. Al final del mes, los alumnos compararán el consumo de energía de ese mes con el del mes anterior para calcular la reducción porcentual.

RESULTADOS

Los alumnos y sus familias habrán creado hábitos de mayor conciencia respecto del consumo de energía y la conservación de la electricidad a lo largo de la competencia. Todos los participantes en la competencia verán una importante reducción porcentual en su consumo y la consiguiente mitigación de emisiones de GEI; además, podrán calcular el ahorro directo en costos tanto en lo individual como para todos los participantes en conjunto. Esto servirá de modelo para lograr que otros miembros de la comunidad creen hábitos similares.