ANTECEDENTES

Es un hecho ampliamente reconocido que la calidad lo mismo del agua potable que de los ecosistemas acuáticos en la Isla del Príncipe Eduardo se ha deteriorado en los últimos treinta años. Esta situación no ocurrió de la noche a la mañana, pero sí ha empeorado a medida que las prácticas agrícolas se volvieron cada vez más intensivas y aumentó la urbanización. Cabe señalar que, si bien esta provincia es la más pequeña de Canadá, se trata también de la de mayor densidad poblacional por kilómetro cuadrado. La dependencia total de sus habitantes de los acuíferos como fuente de agua potable ha hecho que la protección de todas las cabeceras de la isla se convierta en una prioridad social.

METAS

Por medio de este proyecto, la BBEMA ayudará a que miembros de la comunidad local (estudiantes, padres de familia, propietarios de tierras y educadores) aprendan e instrumenten protocolos de monitoreo de los recursos hídricos y los hábitats de peces. Mediante la organización de talleres educativos, la toma de muestras biológicas de campo y otras actividades a realizarse dentro del marco del proyecto, la BBEMA trabajará con miras a fomentar la sensibilización de la ciudadanía en cuanto a la importancia de los ecosistemas acuáticos de la Isla del Príncipe Eduardo. Alentar la participación activa de los miembros de la comunidad en las actividades de monitoreo de los ecosistemas acuáticos contribuirá a crear mayor conciencia comunitaria respecto de los problemas ambientales, y motivará a los ciudadanos a adoptar medidas para proteger los hábitats naturales.

ACTIVIDADES PRINCIPALES

Por medio del Proyecto educativo y de monitoreo del agua para jóvenes (Youth Water Education and Monitoring Project), la BBEMA ayudará a que miembros de la comunidad local (estudiantes, padres de familia, propietarios de tierras y educadores) conozcan e instrumenten protocolos de monitoreo del agua y de hábitats de peces, mediante la celebración de talleres educativos, la toma de muestras biológicas en campo y el análisis químico del agua directamente en las corrientes y en laboratorios. Se buscará que la población comprenda la importancia de los ecosistemas acuáticos de la Isla del Príncipe Eduardo y se le exhortará a participar activamente en las iniciativas de conservación y restablecimiento de estos sistemas.

RESULTADOS

Un componente fundamental de este proyecto es la generación de oportunidades de educación ambiental entre escolares y jóvenes, propietarios de tierras y grupos comunitarios locales. Los resultados incluyen un programa de monitoreo basado en un protocolo común sobre calidad del agua y el recurso de una base de voluntarios más nutrida que contribuya a la protección de los ecosistemas acuáticos de la isla (ríos y estuarios) a escala provincial.