Antecedentes

La incorporación de plantas alimenticias recolectadas en campo a un sistema agrícola protegido puede reducir la presión sobre las poblaciones silvestres y beneficiar su conservación. La agricultura vertical —que ahorra espacio— y el uso de camas biointensivas permiten aumentar el volumen de alimentos cultivados y, con ello, obtener excedentes que pueden transformarse en productos alimenticios elaborados, libres de agroquímicos.

Los talleres sobre producción y transformación de alimentos redundarán en el desarrollo de capacidades de los productores de la zona. La incorporación a la cadena de comercialización de productos como el tomate dulce “rurusí”, el orégano “napá” y la flor de calabaza, además de elevar la oferta gastronómica en la región, traerá beneficios económicos a las familias rarámuri.

Metas

El objetivo general del proyecto consiste en impulsar la producción de alimentos (verduras, frutas y condimentos) tradicionalmente destinados sólo al autoconsumo y promover su inserción en el mercado local, de modo que se fomente la capacidad productiva y económica de las familias rarámuri en la sierra Tarahumara.

Las metas establecidas son las siguientes:

  1. Impulsar la sostenibilidad de los ecosistemas agrícolas rarámuri mediante la producción de alimentos tradicionales con potencial comercial, a saber: tomate dulce silvestre o “rurusí” (Jaltomata procumbens) y orégano silvestre o “napá” (Monarda austromontana).
  2. Producir flores de calabaza (Cucurbita spp.) mediante sistemas de cultivo verticales, tanto a cielo abierto como protegidos, que luego puedan reproducirse en otras comunidades.
  3. Introducir formas alternativas de secado de alimentos.
  4. Elaborar materiales de difusión y organizar talleres sobre producción y transformación de alimentos para el desarrollo de capacidades en las comunidades.
  5. Insertar productos tradicionales en el mercado local con el fin de incrementar el ingreso económico de las familias.

El proyecto se enfoca en líderes de las comunidades, quienes multiplicarán el conocimiento adquirido al fomentar la participación de un número mayor de familias interesadas en la producción y promoción de productos locales cuyo consumo se ha visto hasta hoy limitado al autoabasto.

La colaboración entre instituciones y organizaciones locales permitirá abordar de manera integral el problema de seguridad alimentaria que se sufre en la sierra Tarahumara.

Actividades principales

  1. Colecta de semillas de las especies de interés con apoyo de los productores locales.
  2. Cultivo de alimentos tradicionales en sistemas de agricultura protegida, con camas biointensivas e invernadero.
  3. Realización de pruebas de conservación, germinación, crecimiento y densidad de siembra.
  4. Adaptación de la infraestructura local, de manera que permita la producción vertical de flor de calabaza.
  5. Prueba de diferentes métodos de siembra, poda y cultivo vertical de la calabaza.
  6. Entrevistas abiertas y estructuradas a pobladores rarámuri.
  7. Prueba de varios materiales y prototipos para el secado de alimentos tradicionales.
  8. Integración de un cuadro de parámetros para cada uno de los procesos (desde la cosecha hasta el empacado).
  9. Realización de dos talleres de capacitación sobre producción de las especies seleccionadas, así como preparación y transformación de alimentos, con demostraciones culinarias.
  10. Elaboración de la lista de productos que los habitantes rarámuri de la región puedan cultivar y transformar para su incorporación al mercado local.
  11. Generación de metodologías de transformación de alimentos.
  12. Favorecimiento de un negocio justo para los productores rarámuri y los representantes comerciales de las áreas hotelera y restaurantera.

Resultados

  1. Creación de un banco de semillas locales.
  2. Instalación de dos camas biointensivas externas y dos bajo invernadero, de 10 m2 cada una, para cultivo de las especies locales seleccionadas.
  3. Incremento de la biomasa de las estructuras útiles (fruto, en el caso del tomatillo dulce, y área foliar, en el caso del orégano).
  4. Adopción de estructuras o soportes verticales para el cultivo de la calabaza e incremento de su producción.
  5. Método agrícola para producir flores de calabaza en espacios reducidos.
  6. Memoria escrita y video documental del proceso de secado tradicional de alimentos llevado a cabo por los rarámuri.
  7. Prototipos específicos para la deshidratación de flor de calabaza, tomate dulce y hojas de orégano.
  8. Formulación de un manual de procesos y material de apoyo.
  9. Evaluación de los conocimientos previos y posteriores al taller.
  10. Guía técnica para la producción, preparación y transformación de alimentos.
  11. Jerarquización de los productos aceptados.
  12. Incremento de los ingresos de las familias rarámuri.
  13. Participación activa de los integrantes de la cadena productiva y de comercialización.