ANTECEDENTES

México es un país de gran diversidad tanto cultural como biológica, es decir, por un lado hay nutridos grupos, comunidades y pueblos indígenas y, por otro, una gran cantidad y variedad de paisajes que hacen de México un lugar de enorme riqueza.

Sin embargo, este patrimonio biocultural se está perdiendo. El acelerado ritmo de crecimiento poblacional, aunado a las malas prácticas agrícolas y forestales, ha ocasionado que la pérdida de ecosistemas se haya vuelto alarmante. Por la misma razón, la población que habita estos lugares ha sufrido una acusada marginación, además de un alto índice de rezago educativo, falta de acceso a una nutrición adecuada, hambre, falta de acceso a los sarvicios de salud y condiciones de vida en general inadecuadas.

El municipio de Huehuetla, en el estado de Hidalgo, se ubica en la sierra indígena Otomí-Tepehua, y presenta un paisaje dominado por selva mediana y bosque de niebla; sin embargo, actividades como la ganadería y el aprovechamiento no sustentable de los bosques ha originado que la condición de marginación se acreciente y haya hecho necesaria la instrumentación de ecotecnias favorables al medio ambiente y apegadas a usos y costumbres a fin de potenciar la capacidad de mercadeo con otros municipios con un enfoque de equidad de género.

Dado este escenario, y antes de que el daño sea irreversible, es necesario replantearnos la idea de desarrollo sustentable y apoyar a estas comunidades mediante la aplicación de proyectos ambiental, económica y socialmente sostenibles, pues sólo fortaleciendo los lazos comunitarios se logrará un desarrollo óptimo de los pueblos.

Pese a su riqueza biocultural, esta área es considerada como una región altamente marginada, según los indicadores socioeconómicos CDI-PNUD 2010. Con una población de 38.28% de personas viviendo en pobreza extrema y con alimentación deficiente, Huehuetla está catalogado como unos de los municipios más marginados de todo México.

METAS

ACTIVIDADES PRINCIPALES

RESULTADOS