Antecedentes

En 2013, el Global Nature Fund de Alemania designó al lago Winnipeg como el más amenazado del año. La problemática de este cuerpo de agua se deriva sobre todo de los excesivos nutrientes que se introducen en él desde zonas naturales, urbanas y agrícolas. Estos nutrientes —en particular el fósforo— ayudan a las plantas a crecer en la tierra, pero cuando el compuesto fosforoso llega a los cursos de agua contribuye de manera considerable al deterioro del ecosistema. Los distritos de conservación de la cuenca del lago Winnipeg se esfuerzan por ofrecer las mejores prácticas de manejo, tanto para las zonas agrícolas como para las urbanas; no obstante, aún resta mucho por hacer. Reducir la entrada de fuentes naturales de fósforo en los cursos de agua representa una estrategia sumamente innovadora en Manitoba. En la actualidad, cuando la vegetación se siega en un curso de agua, los residuos se suelen dejar en el lugar para que efectúen su proceso de descomposición; sin embargo, este proceso libera fósforo, mismo que se integra a los cursos de agua. Las investigaciones más recientes realizadas en el IIDS muestran que una tonelada de espadaña o anea (Typha latifolia) puede secuestrar entre 0.99 y 1.99 kilogramos de fósforo. Y se cosechan de dos a cinco toneladas de espadaña en cada 1.6 kilómetros. Si todos los productores intentaran disminuir el ingreso de estos residuos en los cursos de agua, se generaría una enorme diferencia.

Metas

Eliminar hasta 6,000 kilogramos de compuesto fosforoso de alrededor de 965 kilómetros de cursos de agua que desembocan en el lago Winnipeg. El proyecto básicamente remueve de los cursos de agua los residuos vegetales de la siega e implementa un uso alternativo para la biomasa que estos representan. Esta estrategia innovadora, aunque sencilla, tiene por objeto fomentar un desarrollo económico más sustentable en los entornos tanto rurales como urbanos, al recoger los productos de la biomasa que se han desechado para generar un producto más útil y conveniente. Con esto se espera crear un patrón para el manejo más sustentable de tierras y cursos de agua, así como construir relaciones educativas entre propietarios de tierras, líderes de la industria, investigadores y administradores de cursos de agua, que propicien la ejecución permanente de prácticas de recolección de la biomasa.

Actividades principales

Los tres distritos de conservación ofrecerán durante el invierno seis talleres en donde presentarán el proyecto a propietarios locales de tierras, líderes de la industria y administradores de cursos de agua, a fin de conseguir el apoyo de personas que participen como voluntarios en los trabajos de recolección de espadaña a finales del verano y durante el otoño, o bien que quieran aprovechar de múltiples formas la espadaña extraída; por ejemplo: a fin de formar lechos para el ganado en sus granjas; como calefacción en sus comunidades; como composta o abono verde, o dándole algún otro empleo innovador aún por descubrirse o inventarse. Cuando la biomasa (espadaña y otro tipo vegetación que crece en zanjas) está lista para su recolección (es decir, cuando las zanjas necesitan segarse), las personas que participen en el proyecto trabajarán juntas para balar y transportar la biomasa lejos del curso de agua. Las pacas se utilizarán de inmediato o se almacenarán de manera adecuada y sustentable para utilización futura. La Fundación Lago Winnipeg ofrecerá apoyo a través de su programa de monitoreo comunitario, con objeto de realizar análisis del compuesto fosforoso en los tributarios de las zonas donde se desarrolla el proyecto. El Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible ofrecerá asistencia técnica al tiempo que cooperará con la investigación, análisis y desarrollo de usos innovadores de la biomasa, y que realiza estimaciones en torno a la cantidad de fósforo capturado.

Resultados

Este proyecto piloto no sólo se traducirá en la remoción de hasta 6,000 kilogramos de fósforo de alrededor de 965 kilómetros de cursos de agua que desembocan en el lago Winnipeg, sino que también generará una red sólida de propietarios de tierras, líderes de la industria, investigadores y administradores de cursos de agua, que dará paso al manejo sustentable de los cursos de agua en Manitoba. Se compilará un informe final cuyo propósito será garantizar que el proyecto se puede reproducir en cualquier parte del mundo.