Subvención EJ4Climate

Ecosistemas sustentables y economías resilientes a través de la maricultura (SEREM, por sus siglas en inglés)

Organización: Native Village of Eyak

Con la orientación del Consejo Tribal local, el Pueblo Nativo de Eyak presta a la comunidad servicios acordes con los valores culturales y las tradiciones de los pueblos nativos de Alaska, con el fin de incrementar el bienestar físico y espiritual de sus integrantes.

Ubicación: Cordova, Alaska. Pueblo Nativo de Eyak, comunidades costeras de la gran bahía del Príncipe Guillermo (Prince William Sound) y delta del río Copper.
País: Estados Unidos
Otras organizaciones que participan: Ocean Rainforest, Guardia Costera de Estados Unidos, Alaska Railroad Corporation, Pescadores locales

Activo

©Native Village of Eyak

Antecedentes

El Pueblo Nativo de Eyak —comunidad autóctona de Alaska que goza de reconocimiento federal— ha enfrentado desafíos económicos asociados a derrames de petróleo, acidificación de los océanos (AO) y otros efectos del cambio climático en la gran bahía del Príncipe Guillermo (Prince William Sound), las aguas tradicionales del pueblo de Eyak. El calentamiento océanico y la AO han contribuido a un descenso en la disponibilidad de alimentos tradicionales y un deterioro de los recursos y factores que solían impulsar la economía de la región. La maricultura de macroalgas (kelp) puede contribuir a mitigar la AO mediante la absorción de dióxido de carbono, además de que no se necesitan fertilizantes, plaguicidas o herbicidas en el proceso. El forraje producido con macroalgas que fijan el carbono tiene el beneficio adicional de reducir considerablemente las emisiones de metano cuando se utiliza para alimentar el ganado. Entre los servicios ambientales adicionales que prestan las “granjas de kelp” y los beneficios económicos para los miembros de la comunidad Eyak figuran la creación de hábitat para la vida marina y la seguridad alimentaria para la comunidad, sobre todo dadas sus condiciones de aislamiento. Con el programa Ecosistemas sustentables y economías resilientes a través de la maricultura (SEREM, por sus siglas en inglés), el Pueblo Nativo de Eyak tiene la oportunidad de convertirse en líder de una industria nueva y resiliente que, además de contribuir a mitigar el cambio climático, creará empleos “azules” innovadores para miembros de la comunidad Eyak.

Metas

El programa SEREM: 1) creará un programa de maricultura sustentable que contribuirá a la resiliencia económica de la comunidad Eyak y facilitará la captación de carbono en la gran bahía del Príncipe Guillermo (Prince William Sound), en Alaska; 2) construirá una “granja de kelp” con materiales recuperados para con ello reducir la ocupación en rellenos sanitarios y evitar que estos materiales contribuyan a la crisis de la basura marina, y 3) creará un programa de maricultura de macroalgas que ofrecerá oportunidades de capacitación laboral para los jóvenes de la comunidad, quienes algún día serán el pilar de la economía “azul” en la bahía.

Actividades principales

La primera temporada de cultivo de macroalgas y el inicio del programa SEREM tendrán lugar este otoño de 2022, cuando se instale la granja de kelp, que consistirá de una serie de palangres a los que irán unidas las plántulas. Las algas crecerán durante el próximo invierno y se cosecharán en la primavera de 2023. Gracias a las alianzas del Pueblo Nativo de Eyak será posible utilizar boyas, cuerdas y anclas reacondicionadas para la construcción de la granja. Durante estas actividades se contará con la participación del Consejo Juvenil Tribal, cuyos integrantes ayudarán a los maricultores en cada paso del proceso, de manera que los jóvenes de la comunidad aprendan a cultivar algas marinas en zonas rurales de Alaska.

Resultados

El resultado de estas actividades se traducirá en la producción de varias toneladas de kelp de azúcar (Saccharina latissima) y alga alada (Alaria marginata), ambas especies comestibles, cultivadas por maricultores asociados al proyecto con el apoyo de un grupo de jóvenes de la comunidad capacitados para adquirir la experiencia necesaria. Una parte de las algas producidas se destinará a programas de seguridad alimentaria del NVE y se distribuirá entre miembros y ancianos de la comunidad. El resto se transformará en forraje, con la ayuda de la organización aliada Ocean Rainforest, lo que contribuirá a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la agricultura. Todos los ingresos que se generen se reinvertirán en el programa SEREM.