Los datos más recientes de América del Norte para dar seguimiento a la contaminación industrial y apoyar acciones en favor de la sustentabilidad

  • Base de datos actualizada e integrada desglosa los 4,900 millones de kilogramos de contaminantes notificados en América del Norte, incluidas las transferencias transfronterizas.
  • Por su carácter plurianual, la base de datos permite dar seguimiento a los cambios en las emisiones de contaminantes a lo largo del tiempo.
  • Gracias a herramientas de búsqueda optimizadas, los usuarios pueden conocer, por medio de gráficas y mapas, las emisiones y transferencias de contaminantes procedentes de plantas y sectores específicos a escalas tanto local como regional.

Vancouver, a 15 de marzo de 2012. La Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) publicó hoy, en el marco de la conferencia Globe 2012 sobre empresas y medio ambiente, una importante actualización de los datos sobre contaminación registrados por plantas industriales de Canadá, Estados Unidos y México. El sitio web actualizado de la CCA —En balance en línea— permite a las compañías, las comunidades y la ciudadanía dar seguimiento a las emisiones de contaminantes y sus transferencias entre distintos ramos industriales y más allá de las fronteras nacionales.

“Dar seguimiento a la información sobre contaminación industrial es crucial para nuestras acciones conjuntas encaminadas al mejoramiento ambiental de la economía de América del Norte y a lograr que la manufactura, la extracción de recursos y la producción de energía sean más sustentables desde el punto de vista ambiental”, señaló el director ejecutivo de la CCA, Evan Lloyd.

En balance en línea presenta los datos más recientes y completos sobre las emisiones y transferencias de contaminantes industriales en América del Norte, además de constituir un valioso recurso para apoyar el logro de objetivos en materia de sustentabilidad. La base de datos abarca más de 500 contaminantes y casi cien ramos industriales que presentan informes a los registros de emisiones y transferencias de contaminantes (RETC) de los tres países de América del Norte.

El sitio web presenta un resumen de los datos correspondientes a 2009, año de la información más reciente disponible para los tres RETC de América del Norte. En balancemuestra que las emisiones y transferencias industriales registradas ese año en la región ascendieron a poco más de 4,900 millones de kilogramos, lo que representa una disminución respecto a los 5,700 millones de kilogramos registrados en cada uno de los tres años anteriores.

Seguimiento de contaminantes en apoyo de la sustentabilidad

Tanto el sector industrial como los gobiernos requieren información confiable y comparable para enfrentar el reto de proteger los ecosistemas compartidos. En el caso de las empresas, el uso de datos de los RETC como referencia puede ayudarles a medir su desempeño ambiental y comunicarlo a sus accionistas y a la comunidad. Junto con otra información, En balance en línea puede servir para dar seguimiento a iniciativas en pro de una mayor sustentabilidad, ya que permite:

  • conocer mejor las emisiones de contaminantes y las prácticas de manejo de residuos;
  • comparar las emisiones de diversas plantas, ya sea de una misma empresa o del mismo ramo en América del Norte, y establecer parámetros para la reducción de la contaminación;
  • cotejar los informes ambientales corporativos con la datos notificados a los RETC.

Más adelante, este mismo año, la CCA publicará el número 14 de su informe En balance, con un análisis detallado de los cambios en las emisiones y transferencias registradas en los tres países en los últimos cinco años de datos disponibles. El nuevo informe girará en torno de las variaciones, a escala regional, en las emisiones registradas de contaminantes de preocupación común, las plantas y los ramos que notificaron esos datos y los métodos de manejo de contaminantes.

Los datos de varios años, que pueden ya consultarse en línea, revelan algunos cambios significativos. Por ejemplo, las emisiones atmosféricas de mercurio y sus compuestos registradas por el sector de generación eléctrica disminuyeron alrededor de 26 por ciento entre 2005 y 2009. De todos los sectores que presentan registros, las centrales eléctricas que usan combustibles fósiles han sido siempre la principal fuente de emisiones atmosféricas de mercurio, pues son responsables de cuando menos 66 por ciento del total de las emisiones atmosféricas anuales del metal. Sustancia tóxica, persistente y bioacumulable (STPB), el mercurio es objeto de registro en los tres RETC de América del Norte y motivo de particular preocupación por su potencial extremadamente tóxico para la salud humana y el medio ambiente.

En el informe de próxima publicación se analizan los detalles de estos cambios, a fin de identificar las posibles causas: desde variaciones en el número de plantas que presentan registros hasta modificaciones en los métodos de manejo de los contaminantes y —sobre todo en el caso de las centrales eléctricas que queman combustibles fósiles— en el combustible y los procesos utilizados, así como la adopción de otras actividades para prevenir la contaminación.

Herramientas para entender y usar los datos sobre contaminantes de América del Norte

La base de datos En balance en línea, con motor de búsqueda, dispone de nuevas herramientas para ayudar en el análisis de datos, entre otras: gráficas resumidas dinámicas que permiten al usuario obtener resultados específicos. El sitio web incluye la sección “Uso y comprensión de los datos de En balance”, con información sobre los datos y herramientas disponibles, así como una descripción de los requisitos específicos del sistema RETC de cada país en relación con los sectores y contaminantes sujetos a registro y cómo estas diferencias afectan el panorama de la contaminación industrial de América del Norte.

Entre otros elementos, En balance en línea también permite a los usuarios:

  • examinar los datos sobre emisiones y transferencias de diversos contaminantes y ramos industriales, en uno o más países, así como a través de las fronteras;
  • dar seguimiento a los cambios anuales en los registros y en las prácticas de manejo de residuos;
  • generar informes en varios formatos, incluidas gráficas y hojas de cálculo;
  • crear mapas y visualizarlos con Google Earth, y
  • analizar datos de los RETC en relación con información geoespacial —como cuencas hidrográficas, ríos y lagos, y centros de población— haciendo uso del Atlas ambiental de América del Norte de la CCA.