La solución a los desechos electrónicos nos concierne a todos: CCPC

El uso cotidiano de dispositivos electrónicos es hoy tan extendido que en las soluciones tendrán que participar los gobiernos, la industria de la alta tecnología y la población en general.

Montreal, a 3 de agosto de 2011. La puesta en marcha de programas de concientización sobre los efectos de los desechos electrónicos en la salud y el medio ambiente, así como el involucramiento de grandes empresas internacionales que permita aprovechar su liderazgo en el desarrollo de oportunidades y mejores prácticas en el manejo de estos desechos en Canadá, Estados Unidos y México, figuran entre las recomendaciones al Consejo de la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) de América del Norte dadas a conocer el día de hoy por un panel ciudadano de los tres países.

Resultado del foro organizado por el Comité Consultivo Público Conjunto (CCPC) de la CCA en la ciudad de Montreal, Canadá, los días 21 y 22 de junio de 2011, en el documento presentado al Consejo destaca la enfática recomendación de que los tres signatarios del TLCAN avalen los principios de la Enmienda sobre Prohibición del Convenio de Basilea a fin de restringir de manera sistemática y legal en el ámbito internacional, el abuso generado por las fuerzas del mercado que externalizan los costos de los desechos electrónicos en países menos desarrollados.

El CCPC reconoce la labor que tanto la Comisión como los gobiernos de los tres países están realizando para atender la problemática de los desechos electrónicos y elogia la incorporación en el Plan Operativo de la CCA de iniciativas para la obtención, rastreo e intercambio de datos que faciliten la gestión integral de estos residuos y la aplicación efectiva de la legislación ambiental.

No obstante, el órgano ciudadano recomienda adoptar una mucho más amplia e inclusiva definición para la también llamada “e-basura”, que permita expandir el alcance de los proyectos de la CCA sin limitarlos a sólo “computadoras y monitores”.

El CCPC resalta también la necesidad de dedicar especial atención a la promoción de prácticas de reciclaje y reacondicionamiento en América del Norte, abarcando desde hábitos entre los consumidores hasta iniciativas de diseño ecológico entre los fabricantes que permitan extender los ciclos de vida de los productos y utilizar componentes menos tóxicos, más fácilmente reciclables o que puedan actualizarse en vez de requerir su reemplazo total.

El texto completo de la recomendación del CCPC al Consejo está disponible en línea, al igual que el video del foro público realizado en Montreal y las presentaciones de los expertos participantes en el foro.